fbpx

Cómo tratar el miedo al fracaso

A través de este artículo, Charo Camino nos comparte mucha información de valor sobre cómo tratar el miedo al fracaso, algo que nos afecta mucho a las emprendedoras constantemente. Espero que te sea muy útil. Si piensas que puede ayudar a otras personas, compártelo. Gracias 😉

A la hora de emprender se presentan numerosos miedos. Buscas la idea perfecta y el momento ideal para lanzarte al agua, pero eso no existe. Ya estás suficientemente preparada. Deja de ponerte excusas y procrastinar.

Tienes miedo a no tener grandes ideas, o que se acaben los recursos económicos, miedo a no encontrar clientes….

Es normal sentir miedo. El miedo nos avisa de los peligros y cuando algo es desconocido el cerebro lo advierte como un peligro, como precaución. Pero no debes permitir que ese miedo te paralice, que te impida cumplir tus sueños.

Magnificamos la idea de equivocarnos y de no salir adelante con éxito. Sin embargo, el fracaso nos permite aprender, nos ayuda, y tener miedo no implica que lo que pensamos vaya a suceder. El miedo lo creamos nosotros, por lo que la solución también depende de nuestras decisiones. Recuerda que se puede sacar provecho a cualquier experiencia, por muy negativa que sea.

Miedos del emprendedor

  • Miedo al fracaso. Es el miedo por antonomasia del emprendedor. Miedo a fracasar, a equivocarte en el rumbo. El fracaso ha estado muy mal visto por la sociedad. Si fracasabas, te sentías avergonzada. Ahora, poco a poco se va viendo como una lección para volver a intentarlo. Los fallos son normales y necesarios para conseguir el éxito. Son los que te permiten rectificar el rumbo, para llegar a buen puerto.
  • Miedo a lo desconocido. El miedo a lo desconocido es uno de los frenos más poderosos. Queremos controlarlo todo y cuando vemos que no lo podemos hacer, que siempre hay imprevistos, aparece el miedo. Cuando emprendes te enfrentas a muchas cosas desconocidas. Van surgiendo imprevistos por el camino, un día y otro, y el ver que no puedes controlarlo, que quizás los posibles imprevistos no sepas cómo resolverlos, te paraliza. Pero si te encuentras ante situaciones que no sabes manejar siempre puedes pedir ayuda a expertos. No tienes porque hacerlo todo tú sola.
  • Miedo a salir de la zona de confort. El emprender te lleva a salir de tu zona de confort. Te encuentras en un mundo que no es conocido para ti y eso te produce mucha incertidumbre. Pero si confías en ti y en tu proyecto todo saldrá bien.

 Conductas que nos impiden avanzar en la dirección deseada:

  • La procrastinación. Con frecuencia dejas aparcadas cosas importantes que debes hacer de manera inmediata: ahora no tengo tiempo, mejor mañana… excusas. Si esto te ocurre es porque hay una creencia detrás que te está limitando y no te deja avanzar. Averigua qué es realmente lo que te paraliza.
  • El perfeccionismo. Mejor hecho que perfecto. Cuando tienes miedo al fracaso, te vuelves perfeccionista. Intentas tener todo perfecto y controlado al 100 por 100 para evitar los fallos. Pero la perfección no existe, lo único que conseguirás será posponer tus tareas porque nunca serán suficientemente buenas y te creará ansiedad, frustración y desmotivación. No intentes controlarlo todo porque eso es imposible, siempre surgirán imprevistos. Haz las cosas lo mejor que sepas y adelante, ya se corregirá por el camino.
  • La dispersión, miedo a perder oportunidades. Cuando tengas varias alternativas, no lo pienses tanto y decídete por una. Si no es la correcta lo irás viendo sobre la marcha y podrás rectificar. Si esperas a tenerlo todo super claro, seguro no tomas nunca una decisión y no avanzas.

Origen del miedo al fracaso

  • Dudas de tus capacidades. Si en el pasado fallaste, no obtuviste los resultados que esperabas, piensas que ahora también pasará. Pero debes tener en cuenta que ahora sabes más porque aprendiste de esos fallos. Cuanto más falles más cerca estás del éxito.
  • El éxito depende de tu inteligencia. Tus resultados no te definen. Si no sale como esperas no es porque seas tonta, no valgas para esto… sólo te indica que tienes que volver a intentarlo. En ocasiones incluso depende de factores externos, por ejemplo de la economía del país.
  • Comentarios que te desaniman. Tus amigos y familiares hacen comentarios, con toda su buena intención, pero si les haces caso te desaniman. No todos entienden que quieras emprender.
  • Decepcionar a tus seres queridos. Temes que si fracasas, si no consigues tus objetivos, las personas que te quieren y confían en ti se van a sentir decepcionados.
  • Miedo a perder la estabilidad. La sociedad nos marca que a cierta edad tienes que tener un trabajo, si es fijo mejor, para asegurarte una estabilidad económica. Pero esa estabilidad hoy en día no la da tampoco un trabajo para terceros. Además, hay muchos casos de personas con una edad avanzada para emprender y les ha ido de maravilla.

Cosas que puedes hacer para que no aparezca el miedo al fracaso

  • Acompáñate de personas que animan y apoyan: compañeros, mentores, grupos de mastermind.
  • Adquiere formación para ganar seguridad: recuerda que la formación es una inversión, no un gasto.
  • Tolerate los fallos: Nuestra sociedad nos ha hecho pensar que fallar es sinónimo de fracaso. Pero no es así. Es necesario fallar para conseguir el objetivo. Sólo fallando podrás ir corrigiendo los errores. Edison cometió mil fallos antes de inventar la bombilla. Como él decía: ya sé 1000 maneras de no conseguir la bombilla. Si no fallas es que no lo has intentado. Falla. No pasa nada y no es malo.
  • Identifica tu mayor logro y tu mayor fallo: eso por lo que alguna vez te has sentido orgulloso te demostrará que puedes hacer grandes cosas. Tu error te hará darte cuenta de que las consecuencias no han sido tan relevantes.
  • Evalúa los riesgos de manera realista. A veces es tu manera de ver las cosas demasiado negativa la que te hace tener miedo. Plantéate si es realmente así como piensas, la única manera de ocurrir las cosas. Si hay más, porqué tiene que ser esa la que se dé. Y si se diera, ¿sería realmente tan malo? A veces, exageramos las consecuencias.
  • Establece metas realistas y alcanzables para que veas que vas cumpliéndolas y te ayude y motive a avanzar.

Frenos que me impiden avanzar

El autosabotaje

Todos tenemos una vocecita que critica todo lo que hacemos y nos impide avanzar. Siempre que te enfrentas a algo nuevo esa vocecita te asustará y no te dejará salir de tu zona de confort para evitar el riesgo.

Debes darte cuenta cuando te habla tu vocecita y darte cuenta que lo que te dice no tiene que ser cierto. No des por hecho que todo lo que aparece en tu cabeza es real, sólo es una opinión. No hagas caso.

Creencias limitantes

La manera en que hemos sido educados, la sociedad en la que vivimos, la cultura, la religión… nos marca, y en base a ello creamos unas creencias que acaban siendo limitantes.

Las creencias limitantes que te pueden estar bloqueando en este momento:

  • Sólo un tipo determinado de personas tienen éxito. Son personas con creatividad, constantes, perseverantes… con muchas cualidades que tú no tienes. Por lo tanto, para qué vas a intentarlo. Pero eso no es cierto. Tienes todo lo que se necesita para triunfar. Creetelo y ve a por ello.
  • Los sueños son para los niños. Nos han inculcado el tipo de vida que debemos llevar: casarte, tener hijos, un trabajo estable… y cuando intentas salirte de ese patrón te encuentras con mil trabas porque eso no es para ti. «Deja de soñar y pon los pies en la tierra». Sin embargo, mucha gente se sale de lo estipulado y tiene éxito. Tú también puedes.
  • Soy demasiado mayor. Piensas que el emprender es cosa de jóvenes, que los mayores no pueden «meterse en estos líos», pero no es verdad. Hay muchos ejemplos de personas, incluso muy mayores, que decidieron arriesgar y les ha ido muy bien. Como ves, nunca es demasiado tarde.
  • No tengo suficiente conocimiento. Ya sabes más que mucha gente. No tienes que saber más que nadie, sólo que haya gente que sepa menos que tú para poder ayudarles. Y con los años y la experiencia sabrás más.
  • Las consecuencias del fracaso son irreparables. No hay consecuencias tan negativas. Están sólo en tu cabeza. Nunca se fracasa porque siempre se aprende algo. No dejes que esta idea te paralice. Toma acción y comprobarás que cuando falles no se acaba tu vida.
  • Y si esto no es para mí. Hasta que no lo pruebes no sabrás si es lo que quieres y siempre hay tiempo de rectificar y dedicarte a algo diferente.
  • El dinero es malo. Pero eso no es así. No es malo el dinero sino quien lo usa. Si eres bueno de corazón lo serás con o sin dinero.

Cómo superar el miedo al fracaso

  • Recuerda el motivo. Cuando pienses en tirar la toalla, piensa en porqué decidiste emprender. Además de para ganar dinero, hay otro motivo más poderoso, que te mueve por dentro a hacer esto. Ese motivo es el que no tienes que olvidar nunca.
  • Fracciona tu objetivo en objetivos más factibles. Tu objetivo final puede ser muy grande y abrumarte ahora mismo porque lo ves muy lejano. Plantéate pequeños objetivos que se puedan cumplir más o menos rápido y que te acerquen a ese objetivo final. Céntrate en conseguir esos pequeños objetivos y disfruta tus pequeños triunfos. Te dará motivación para seguir adelante y no rendirte.
  • Actúa. A veces, las inseguridades no te dejan avanzar.  Pero si los objetivos son pequeños no te sentirás tan insegura y tomarás acción. A medida que veas que consigues esos objetivos, ganarás confianza y te costará menos tomar acción la siguiente vez.
  • Identifica las creencias. Fíjate que los miedos que tienes esconden unas creencias que te impiden avanzar. Hace poco me encontré ante un nuevo proyecto del que tenía mucha ilusión. Pero cada vez que intentaba hacer algo para ese proyecto había mil excusas, lo iba dejando, me ponía y no conseguía avanzar. No entendía porque no avanzaba. Era como si me diera contra un muro una y otra vez impidiéndome avanzar. Al final conseguí ver que era por una idea de inseguridad: «no vas a poder». Cuando conseguí verlo esa inseguridad se disipó y avancé con rapidez.
  • No te recrees en tus errores. Identifícalos y a continuación pasa a otra cosa. De todos los fallos se aprende. Mira qué puedes cambiar de lo que no ha funcionado, para la próxima. Poco a poco te irás acercando a tu objetivo.
  • No personalices. Debes entender que los resultados no te definen como persona. Sencillamente si no lograste algo, no es que seas una perdedora, o que no vales para esto. Vuelve a intentarlo.
  • No conseguir algo tal y como esperabas no es fracasar. Sólo significa que en la siguiente ocasión sería conveniente que hicieras las cosas de un modo diferente para obtener resultados diferentes. Algo has conseguido, céntrate en eso y mira qué puedes mejorar para la siguiente vez. Ahora tienes la ventaja de saber qué no funciona.
  • Disminuye tu ritmo de vida. A veces, te come la ansiedad porque quiere los resultados para ya. Quieres empezar a ganar dinero, a que te conozcan… pero recuerda que todo lleva su proceso. Dale tiempo al tiempo. Céntrate en el objetivo y sigue trabajando por conseguirlo. Ahora estás sembrando y pronto llegará la cosecha. No te desanimes.
  • Confía en la vida. Las cosas no siempre salen como uno lo espera. Pones mucha ilusión y trabajo y luego no ves resultados. Pero todo pasa por algo. Quizás debas aprender algo antes: cambiar tus creencias, confiar en ti… Todo llega en su momento, confía en ello.

Resumen

Esto es lo más importante de lo que hemos hablado:

  • El fracaso no existe. Existen fallos que te ayudan a corregir el rumbo para conseguir tu objetivo.
  • Necesitas fallar. Si no fallas no sabrás qué debes cambiar, mejorar o añadir. No te preocupes y actúa.
  • Todos tenemos miedo. Es natural sentir miedo ante lo desconocido pero no dejes que te paralice.
  • Si el miedo a fracasar te impide avanzar piensa en si en un futuro no te arrepentirás por no haberlo intentado.
  • Mira el fracaso con otros ojos. Puedes verlo como si se acabara el mundo o como una oportunidad para aprender y adquirir más experiencia.

Que el miedo no detenga tus sueños. Actúa aunque sea con miedo y a por todas.

Quién ha escrito este artículo

Charo Camino

Soy Charo Camino, coach de transformación y bienestar. Te ayudo a subir tu autoestima haciéndote ver cuales son las creencias que te impiden quererte como te mereces y así conseguir la vida que tanto deseas.

Puedes saber más sobre mi y mis servicios a través de mi página web https://www.conocetucamino.com

O a través de Facebook, Youtube y Linkedin.

Si te ha gustado, compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descarga tu planificador gratis

Responsable: mundoemprendedora.com
Finalidad: Envío de información solicitada y gestión de suscripciones.
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Mailchimp. Plataforma de envío de boletines (newsletters) y emails, la cuál recibirá datos para gestionar las suscripciones.
Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como los otros detallados en la política de privacidad.